Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2006

Creación

¡Un segundo!
¿Cómo se puede creer
que por verte sólo un segundo
mudarán las voces
que me animan a marchar?.
Ni para tí es posible
trocar el lamento afónico del viento
por una dulce brisa primaveral... ¿en sólo un segundo?
No, no es posible...
(Y entonces,
abriste tu palma
y soplando sobre ella
alzó el vuelo, directa hacía mi,
una estela dorada
con el cálido aroma de tu voz)