Patasola

Hace algunos años, el antropólogo Francisco Queixalos publicó “Entre cantos y llantos”, un interesante libro sobre la tradición oral sikuani, pueblo ubicado en torno a los afluentes del Orinoco comprendidos entre el Guaviare y el Arauca, en un territorio entre sabanero y boscoso que se extiende a lo largo de la frontera colombo-venezolana. Entre los mitos, canciones y relatos que recogió por boca de los sikuanis entrevistados, hay uno que me llamó especialmente la atención y quiero reproducir aquí.
Considere el lector que se trata de la transcripción de un testimonio oral, cosa que explica los giros, extructura y repeticiones que no se daría en un texto escrito. Es más, le invito a que haga uso de él de la manera para la que fue creado: para oirlo, no para leerlo en silencio. He aquí el mito de la Patasola según los sikuanis:

“Kaesitonü o Patasola es una clase de yahé. El Patasola es de la selva, es antropófago y peligroso. El no tiene el pie perfecto hacia delante, lo tiene hacia atrás, con los dedos atrás. De manera que uno que no sabe se encuentra con su huella y como no quiere encontrárselo sigue el rastro hacia atrás, y ahí es donde se topa con él, porque la ventaja de él es que tiene el pié hacia atrás. Así es como lo atrapa a uno y se lo come. Presenta la particularidad de tener un solo pie y dejar la huella al revés. Suele merodear cuando salen las tortugas terecay para comer a la gente que pasa las noches afuera recogiendo huevos, para agarrarlos a ellos. Si uno ve la huella en la playa o en el arenal, y se da cuenta de que no hay más que un pié, no hay que retroceder, sino seguir la huella normalmente, como si los dedos estuvieran adelante y el talón hacia atrás. Hay que huir en el mismo sentido de la huella, si uno coge al revés, entonces la Patasola se lo lleva”.

Vamos, como la vida misma.

Comentarios

Vailima ha dicho que…
Me imagino que sabrás que la imagen del post representa a un esciápodo de la Crónica de Nuremberg (siglo XV). Según el Liber monstrorum, los griegos llamaban esciápodos a cierta raza de hombres que se protegían del sol echándose boca arriba, procurándoles su pie la sombra requerida. Esta raza de hombres veloces, por cierto, tenían un sólo pie y una sóla pierna, siendo rígidas sus rodillas impidiéndoles así flexión alguna.
Vamos, que no lo digo yo, que lo dice Eco.
Por cierto, cosas de la internet, la imagen original es al revés.
Buen finde.
Charles de Batz ha dicho que…
Lo se Vailima, hubo un tiempo en que me divertí recopilando imágenes e historias de esciapodos, caprípedos,lobizones, blemis -creo que se llamaban así-...

Al leer esa historia me vino a la cabeza la imagen del esciapodo y me ha parecido oportuno ponerla.

Si, la imagen la he dejado así, sin darle la vuelta, por cuestiones meramente estéticas.

Gracias y buen finde tambien.

Salud
Herri ha dicho que…
Ante todo una historia que podría pasar perfectamente por un cuento actual, atribuible por ejemplo a Monterroso; que, como muy bien dices, es de tema intemporal. Muy sabio el pueblo Sikuani.
En el único bestiario existente en nuestro idioma, el Bestiario de D. Juan de Austria, aparece el esciápodo. Puede verse aquí:
http://www.bisbymac.com/index33.htm
En cuanto al patasola he encontrado una referencia que creo interesante, por traérnoslo hasta nuestros días, aunque en este caso en femenino:
http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/anteriores/octubre_05/25102005_01.htm
Salud y buen fin de semana.
Charles de Batz ha dicho que…
Herri: muchas gracias por esos dos pedazos de enlaces.

Con respecto al segundode ellos, he de decirte que la verdad es que una vez que leí esta historia y quise saber mas sobre Patasola en internet, me encontré con que en la mayoría de los casos la describen como se hace en ese artículo que señalas. Apenas he visto referencia a la historia que yo cuenta, sólo en algún contado caso. Pero es que esa intemporalidad del relato, su plasticidad, es lo que más me atrajo de ella, junto a la belleza formal de las imagenes transmitidas por medio de un relato oral.

Sobre bestiarios y monstruos medievales relacionados con el esciápodo, te dejo este artículo por si te interesa:

http://www.usc.es/arte/Quintana/Quintana%204/Capitulos/01.pdf

Como siempre, gracias por tu comentario.

Salud
Medea ha dicho que…
Qué parte tendrá de verdad, y que parte de leyenda...
Anónimo ha dicho que…
Perdón, pero estaba buscando sobre el tema y me interesó. En realidad soy más que novata en esto, pero es que de adolescente soñe de un modo muy real con una especie de demonio que se arrastraba por el suelo con ayuda de sus brazos, ya que tenía como sus piernas fusinadas. Fue así que vi en un libro la imágen de un esciápodo y me recordó ese sueño...sin embargo no es exacte. Capaz sólo divago, pero era muy real y quería saber si es que lo inventé o hay mitología referente a algún ser similar. Gracias y si alguien sabe algo me interesaría me respondiese al mail metallerika1@gmail.com

Entradas populares de este blog

Confiar y Esperar

Las bodas de Fígaro