18 años después

Hay ocasiones en las que alguien, sin ser consciente de ello, dice una palabra –o la escribe, claro está-, dirige una mirada e incluso abre un silencio, que tiene un efecto tal sobre el ánimo de otra persona, que es capaz de encender una pequeña luz, abrir una sonrisa y cambiar el rumbo de sus pensamientos, virando la derrota hacia las costa de oriente, directo hacía el mismo lugar donde nace un nuevo día.
Esta es cosa muy común, lo sé, como lo es su contraria, pero no existe, que yo sepa, una palabra que lo defina con total precisión. Y sin embargo, hay en ellas un algo que las hace poderosas, tanto que pueden cambiar el ritmo de nuestras emociones.
Hace una semana, mi afán por coleccionar fotografías de todo grafito que me resulte interesante, se vio premiado con un hallazgo a las afueras del pueblo llamado Sarrance, cerca de la frontera de Somport, junto a la carretera que lleva de éste a Escot. La inscripción, tallada sobre la roca en una de esas maravillosas letras de imprenta, dice lo siguiente:
“Es aquí donde el 18 de julio de 1826, Paul Hyacinthe de Tourreau, Comandante de la plaza de Jaca, murió aplastado por una roca que se desprendió de la montaña. 18 años después, su hermano Charles de Tourreau, vino, con la mano temblando por la emoción, a recordar un hecho que sumió en la consternación a una familia que todavía lamenta la pérdida de su hijo primogénito.”
No pude evitar la tentación de recorrer con las yemas de mis dedos el trazo de aquellas palabras marcadas hace ya mucho tiempo, con tanta fuerza y setimiento que todavía hoy no puede encontrarse quién quede indiferente ante su lectura…
Al fin y al cabo son palabras, corceles de nuestro pensamiento que, en ocasiones, se revisten de tan hermosos jaeces que llenan el ánimo de emoción, lanzando a la carrera una sonrisa, un fresco y revitalizante escalofrío, o unas lágrimas de emoción.
(P.S.: debido a cierta dejadez por parte del autor de las líneas que nos preceden, esta anotación no habría quedado en su forma definitiva y perfectamente inteligible para tí, estimado visitante, si no hubiera sido por la acertada y discreta cooperación de mi apreciado amigo Vere. Así que es de justicia agradecérselo, aunque sea de manera tan modesta como lo son estas líneas).

Comentarios

Vere ha dicho que…
Exagera Charles mi posible participación en este vibrante y emocionado post, en todo caso, ha sido un honor encontrarme asociado a Paul Hyacinthe y al resto de los personajes de esta bella narración. Siempre envidiamos tu capacidad para recoger las huellas de lo más humano que nos rodea.
itoitz ha dicho que…
me encanta la sutileza y la maesia con la que hilvanas, retratas y narras...
Un absoluto placer leerte, como siempre.
Un abrazo.
Fiamma ha dicho que…
Cada historia que encuentro en tu blog me atrapa... ;) Gracias por escribir!!!
Moony ha dicho que…
Letras impresas en piedra... impresionan ¿si? es como si supieran una historia, un secreto, y quedara para siempre encerrado en el corazón pétreo e inaccesible de la piedra...

O, quizá, simplemente nos demuestren lo efímeros que somos, lo poquita cosa...

Palabras... que permanecen quietas mientras nosotros cubrimos ciclos.

Un saludo.
Medea ha dicho que…
Es como encontrar un pequeño tesoro ;)
almena ha dicho que…
Sí, qué hallazgo!!
Y gracias también a Vere
:)
Un abrazo!
anarkasis ha dicho que…
montaña joder a indio, indio joder a montaña,
toma cincelazo,
para que recuerdes lo que le hiciste a mi hermano, maldita montaña..
Detrás de la broma, Estas pequeñas cosas, comunicadas desde el pasado, son las que ponen en su sitio a las personas.
Leodegundia ha dicho que…
Ya estoy de vuelta pero veo que estoy muy retrasada en la lectura de tus artículos, así que tendré que volver con tiempo para disfrutar de ellos como se merecen.
Un abrazo
Leodegundia ha dicho que…
Pues muchas gracias a Vere y a ti por enseñarnos algo que de otra forma quizás nunca hubiéramos conocido.
Un abrazo
Ula ha dicho que…
Gracias a tu forma de contarlo, la historia se hace amena y entrañable. Las piedras, en este caso, hablan y nos traen a la realidad hechos acaecidos en tiempos remotos.
Precioso relato.
Besos.
Charles de Batz ha dicho que…
Vere, creo que no hace falta que te diga más de lo que te he dicho. Gracias por estar ahí, amigo.

Itoiz, el placer es para mi al encontrarme con vuestros comentarios que, en algunos casos, han llegado a ser como esa palabra que enciende una luz en el ánimo dolido.

Fiamma, pues espero seguir viéndote por aquí. Bienvenida.

Moony, en cierta manera es eso: queda impresa en la piedra, para la posteridad, la memoría de un sentimiento o suceso que, de otra manera, estaba condenado a perderse en el olvido, tal y como ocurre en la mayoría de los casos.

Medea, si, encontrar cosas como esa es como dar con un tesoro.

Almena, espero compartir con vosotros en otras ocasiones alguna otra pieza de mi colección de fotos de grafitos...

Anarkasis, ja, ja, ja muy bueno. En cierta manera, algo de eso tuvo que haber: matas a mi hermano, pues llevarás el estigma por los restos. Muy bíblico.

Leo, bienregresada de tus días de descanso. Da gusto volver a tenerte por aquí.

Ula, hubiera querido hacerla más breve todavía, pero no he sido capaz. De todas maneras, sigo empeñado en recortar y recortar texto en mis anotaciones...

Gracias a todos

Salud
La palabra pan no quita el hambre, y la palabra perro no muerde, pero existen palabras que se graban en el recuerdo....
Besos
Jafatron ha dicho que…
Hay algo de eterno en escribir sobre la piedra y cualquiera de ellas puede convertirse en lápida con semejante lamento.
Saludos compañero.
Sofia ha dicho que…
Impresionante el poder de las palabras. Tan estremecedor debe haber sido el escribirlas, como el de leerlas...

Muchos saludos Charles de Batz.
Goathemala ha dicho que…
Fue un regalo y a la vez una suerte encontrar tu blog. No es únicamente lo que dices, es, también, como lo narras. Sublime, no puedo empezar mejor el día.

Encuentro algunas piedras talladas o grabados en árboles porque camino mucho pero nunca vi una tan descriptiva. Seguramente, me hubiera quedado circunspecto, meditabundo.

Los lugares están repletos de historias maravillosas, gracias por traernos esta con tu excelsa pluma.

Abrazos.
Charles de Batz ha dicho que…
Angel, Jafa, Sofía y Goathemala, gracias por vuestros comentario. Perdonad mi respuesta en bloque, pero llevo un día un tanto intenso. Espero seguir viéndoos por aquí.

Salud

Entradas populares de este blog

Patasola

Las bodas de Fígaro

El último mohicano